¿Por qué leer a los niños?

Beneficios de contar/leer cuentos a los niños

 

  • Aprender a escuchar y estar atentos
  • Desarrollar el lenguaje y ampliar su vocabulario
  • Fomentar su imaginación y despertar su creatividad
  • Favorecer su desarrollo cognitivo (entender el mundo que les rodea, como funciona, hacer conexiones, estimular su memoria)
  • Mejorar el conocimiento espacio-temporal (Les ayuda a secuenciar hechos pues toda historia sigue un planteamiento, nudo y desenlace) y enseñar esa estructura narrativa
  • Mantener la fantasía
  • Identificarse con los personajes, las acciones, los sentimientos y emociones
  • Empatizar con diferentes situaciones y resolver problemas propios
  • Ser pacientes
  • Transmitir valores (todos los cuentos te transmiten algo)
  • Hacer emotivo el momento de la lectura compartida, transformándolo en algo único, especial e íntimo (mejora la comunicación y la confianza de la relación padre/madre-hijo/a)

El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo

Daniel Pennac

Algunos de los problemas por los que los niños no se enganchan a la lectura o se desmotivan a los pocos años de haber empezado pueden ser:

  • Empezamos demasiado tarde el acercamiento y muchas veces lo hacemos con un objetivo pedagógico o didáctico y no como una forma de ocio
  • En el colegio se asocia la lectura a una tarea, se convierte en una obligación dejando de ser un placer
  • Utilizamos la lectura como un castigo tanto en casa como en la escuela
  • Retiramos la imagen demasiado pronto
  • Dejamos de acompañarles en la lectura, cuando ganan la lectura autónoma dejamos de leer a nuestros hijos
  • Y la lectura debería presentarse como otra forma de ocio, ya que la competencia es dura: móviles, consolas, tablets, tv…
Cuanto antes empecemos a leer mejor.

¿Por qué los maestros debemos hacer una buena animación lectora a nuestros alumnos?

Porque somos mediadores de la cultura y la lectura, junto a bibliotecarios y libreros. Tenemos la oportunidad de poner en sus manos libros, de motivarles a leer, descubrir e imaginar, no podemos dejar de hacerlo.

Porque un niño que lee es un adulto que piensa. Necesitamos que nuestros alumnos adquieran gusto por la lectura desde muy pequeños  para que desarrollen una buena comprensión lectora dotándoles de la mejor competencia lectora posible.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *